La pensión máxima en 2019 será de 2.659,41 euros mensuales o 37.231,74 euros anuales.

El Gobierno aprobará previsiblemente el viernes el decreto ley que subirá las pensiones en 2019 un 1,6% general y un 3% para las mínimas y no contributivas, y que establecerá la fórmula de revalorización anual que se aplicará indefinidamente, poniendo fin al método implantado por el PP en 2013.

De acuerdo con el borrador del decreto ley, las pensiones subirán a comienzos de cada año de acuerdo a la variación media prevista del IPC teniendo en cuenta las inflaciones anuales de cada uno de los meses comprendidos entre diciembre del año anterior y noviembre del ejercicio en que se aplica la revalorización. Si a final de año ese valor medio resulta ser mayor al aplicado se abonará la diferencia en un pago único antes del 1 de abril del ejercicio posterior.vigor en 2023.




 

De esta forma se acaba con parte de la reforma de las pensiones que el PP acometió unilateralmente en 2013 al desvincular su revalorización del IPC y ligarla a la situación financiera del sistema, garantizando solo una subida mínima anual del 0,25% mientras la Seguridad Social tuviera déficit. No obstante, el decreto ley nada dice del factor de sostenibilidad, que sirve para ajustar a la baja la pensión inicial conforme suba la esperanza de vida y que entrará en 2023.

La fórmula de revalorización varía respecto a la que se aplicaba antes de 2013, ya que entonces se utilizaba la tasa anual del IPC de noviembre para calcular la desviación, mientras que ahora se usará la media de las tasas anuales entre diciembre del año anterior y noviembre del año presupuestado. En virtud de este nuevo cálculo la subida para 2018 es finalmente del 1,7%, una décima más de lo recogido en los Presupuestos de este año.

Esa compensación del 0,1%, que tendrá un coste aproximado de unos 128 millones de euros para la Seguridad Social, se abonará en una única paga a ingresar antes del 1 de abril de 2019.

En la exposición de motivos del borrador se explica que la vuelta al IPC como método de revalorización de las pensiones se hace en respuesta a las demandas de los pensionistas, “movilizados” ante la perspectiva de que su poder adquisitivo siguiera reduciéndose año tras años “sin posibilidad alguna de recuperación”. Para financiar las mejoras en estas prestaciones, el borrador autoriza un préstamo de 1.333,9 millones de euros del Estado a la Seguridad Social.

Los nuevos niveles

De acuerdo con el borrador, la pensión máxima en 2019 será de 2.659,41 euros mensuales o 37.231,74 euros anuales. La pensión mínima de jubilación para las personas de 65 o más años con cónyuge a su cargo será en 2019 de 836,2 euros mensuales, mientras que para beneficiarios menores de 65 años será de 783,6 euros. Si la persona jubilada tiene 65 o más años y carece de cónyuge recibirá una pensión mínima de 677,4 euros y, si no ha cumplido esa edad, cobrará 633,7 euros.

Para los mayores de 65 con cónyuge que no esté a su cargo la cuantía mínima es de 642,9 euros mensuales y de 599 euros para los menores de esa edad.

La fórmula de revalorización varía respecto a la que se aplicaba antes de 2013, ya que entonces se utilizaba la tasa anual del IPC de noviembre para calcular la desviación, mientras que ahora se usará la media de las tasas anuales entre diciembre del año anterior y noviembre del año presupuestado. En virtud de este nuevo cálculo la subida para 2018 es finalmente del 1,7%, una décima más de lo recogido en los Presupuestos de este año.

Esa compensación del 0,1%, que tendrá un coste aproximado de unos 128 millones de euros para la Seguridad Social, se abonará en una única paga a ingresar antes del 1 de abril de 2019.

En la exposición de motivos del borrador se explica que la vuelta al IPC como método de revalorización de las pensiones se hace en respuesta a las demandas de los pensionistas, “movilizados” ante la perspectiva de que su poder adquisitivo siguiera reduciéndose año tras años “sin posibilidad alguna de recuperación”. Para financiar las mejoras en estas prestaciones, el borrador autoriza un préstamo de 1.333,9 millones de euros del Estado a la Seguridad Social.

Los nuevos niveles

De acuerdo con el borrador, la pensión máxima en 2019 será de 2.659,41 euros mensuales o 37.231,74 euros anuales. La pensión mínima de jubilación para las personas de 65 o más años con cónyuge a su cargo será en 2019 de 836,2 euros mensuales, mientras que para beneficiarios menores de 65 años será de 783,6 euros. Si la persona jubilada tiene 65 o más años y carece de cónyuge recibirá una pensión mínima de 677,4 euros y, si no ha cumplido esa edad, cobrará 633,7 euros.

Para los mayores de 65 con cónyuge que no esté a su cargo la cuantía mínima es de 642,9 euros mensuales y de 599 euros para los menores de esa edad.







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies