El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es un tributo que grava la transmisión de bienes y/o derechos entre personas físicas. En el caso sucesiones, el impuesto grava incrementos patrimoniales obtenidos por las personas físicas a título gratuito y mortis causa. En el caso de donaciones, el objeto son los incrementos patrimoniales inter vivos obtenido por personas físicas a título gratuito. También se tributará en el ISD por la percepción de cantidades procedentes de seguros de vida cuando el contratante sea persona distinta del beneficiario, salvo los supuestos expresamente regulados en el artículo 17.2, a), de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y otras Normas Tributarias. No obstante en el caso de cónyuge beneficiario, si la prima se ha pagado con cargo a la sociedad de gananciales estará sujeto también al IRPF, de forma que la mitad del importe tributará por ISyD y la otra por IRPF (rendimiento capital mobiliario)

Los incrementos patrimoniales obtenidos por personas jurídicas no quedarán sujetos a este impuesto y sí al Impuesto sobre Sociedades (IS).

La liquidación del Impuesto de sucesiones es un tema muy engorroso, y es de obligado cumplimiento, Clasespasivas.Net a través de nuestro despacho colaborador, puede realizar la liquidación de este Impuesto así como realizar la liquidación, adjudicación y escrituración de la herencia, siempre de una forma eficaz y discreta. Te podemos atender tanto personalmente en nuestro despacho colaborador o bien puedes contactar por correo electrónico en la dirección infor@clasespasivas.net




Sujetos pasivos

Quedarán obligados al pago del impuesto las siguientes personas físicas:

  • En adquisiciones mortis causa, los causahabientes.
  • En donaciones inter vivos, el donatario.
  • En los seguros de vida, los beneficiarios.

¿Quiénes son los herederos en caso de fallecimiento?

Si existe testamento, éste determinará la distribución de la herencia. En caso de no haber testamento (sucesión intestada) el orden de sucesión será el siguiente:

  1. Hijos y descendientes.
  2. Los ascendientes.
  3. El cónyuge.
  4. Los hermanos y parientes.
  5. El Estado.

¿Dónde se debe tributar?

Esto es importante, porque cada comunidad autónoma aplica condiciones diferentes.

En caso de fallecimiento (sucesión), deberá tributarse en la Comunidad Autónoma en la que residía el fallecido, independientemente de dónde se encuentren los bienes que vayan a formar parte de la masa hereditaria.

En el caso de una donación, se tributará en la Comunidad Autónoma donde tenga la residencia el donatario, es decir, aquel que recibe los bienes.

Por último, en el caso de un beneficiario por seguro de vida, deberá tributar en la Comunidad Autónoma donde tenía la residencia el fallecido.

¿Cuándo se debe tributar?

En el caso de fallecimiento, tanto para bienes como en el caso de beneficiarios de seguros de vida, el impuesto se devenga desde la fecha de fallecimiento. El plazo para verificar el pago es de seis meses desde el fallecimiento. En el caso de donaciones, el impuesto se devenga en el momento que el donatario acepta la donación.







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies