La Mutualidad Genera de Funcionarios Civiles del Estado es un interesante caso de colaboración público-privada en el ámbito de la sanidad y las prestaciones sociales. El esquema se articula a través de un organismo dependiente del gobierno central que ofrece un régimen especial separado del marco general de la Seguridad Social.




MUFACE nació en 1963, en pleno franquismo, y cubre a 1,5 millones de personas, de las que 984.867 son titulares y 488.774 son beneficiarios. Los beneficiarios del programa tienen acceso a una cartera de servicios ofertados por proveedores privados. Según la Memoria 2018 de la Mutualidad, la empresa predilecta de los funcionarios es Adesla, responsable de atender al 36,6% de los adscritos al programa. Cada semestre, los funcionarios sujetos al programa MUFACE tienen la oportunidad de cambiar de proveedor.

El sistema de MUFACE ha sido replicado en otras instancias administrativas. Así, también existe el régimen ISFAS, vinculado al Ejército, o la mutualidad MUGEJU, ligada a la judicatura. Estos tres esquemas ofrecen también la posibilidad de recibir atención sanitaria en el marco del sistema de gestión pública al que accede el resto de los españoles, si bien el porcentaje de funcionarios que elige dicha solución es claramente inferior.

Según los datos que maneja el ministerio de Sanidad, el coste por habitante de la sanidad de gestión pública se mueve en torno a los 1.200 euros anuales. Sin embargo, dentro del modelo MUFACE se observan niveles de coste mucho menores, en el entorno de los 700 euros por persona y año. Semejante ahorro confirma las ventajas de ofrecer competencia y libertad de elección en este campo.

La estructura burocrática de MUFACE es casi inexistente: solo el 2% de sus 1.745 millones de presupuesto van a cubrir gastos de funcionamiento o de personal. El grueso del gasto (1.463 millones) se dedica al capítulo sanitario, mientras que 282 millones quedan reservados para prestaciones económicas de los beneficiarios. Cada año, el sistema procesa 25 millones de recetas y 6 millones de consultas médicas.

El 37% de los titulares y beneficiarios eligen como proveedor a SegurCaixa Adeslas, mientras que el 28% opta por Asisa y el 13% se queda con DKV Seguros. Solo el 20% de los participantes en MUFACE optan por mantenerse en el INSS, de modo que los proveedores privados suman el 80% de la actividad enmarcada en el sistema.

Visto en: https://www.libremercado.com







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies