Home La Opinión del Navegante Militares de Complemento, otros de los grandes perdedores de la ley 39/2007
Banner

Boletin mensual

Enlaces BOD

 

DESCARGA DE ENLACES BOD

 

Militares de Complemento, otros de los grandes perdedores de la ley 39/2007

Estimados compañeros:

El motivo de esta misiva es para haceros un comentario respecto a la situación de los Militares de Complemento, otros de los grandes perdedores de la ley 39/2007.

 Personalmente considero que tanto las altas instancias políticas y militares han perdido una oportunidad de oro de resolver el problema de los Militares de Complemento, mediante una integración que apenas hubiese supuesto costes para el Estado y las FAS y que hubiese sido una solución del todo justa para un colectivo pequeño de militares, que actualmente se pueden considerar de segunda división.

Hagamos un poco de historia:

1.- La primera vez que se escuchó de cambios en los Militares de Complemento de la Ley 17/99, fue a raíz de la aprobación de la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, cuya Disposición Final Primera dice:

DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA. Militares de complemento.
1. Los militares de complemento al finalizar su compromiso podrán suscribir uno nuevo por un máximo de tres años, sin estar sometidos a las limitaciones de tiempo de servicios o edad previstas en la Ley 17/1999, de 18 de mayo. La Ley que actualice el régimen del personal militar profesional establecerá la nueva regulación de los militares de complemento.
2. Los militares de complemento que hubieran finalizado su relación de servicios con las Fuerzas Armadas por aplicación del artículo 91.1 y apartado 2 de la disposición adicional cuarta de la Ley 17/1999, de 18 de mayo, modificada por el Real Decreto-ley 10/2002, de 27 de diciembre, por el que se amplían los compromisos de los militares profesionales que mantienen una relación de servicios de carácter temporal con las Fuerzas Armadas, podrán suscribir un compromiso conforme a lo dispuesto en el apartado anterior, dentro de los 3 meses siguientes a la entrada en vigor de la presente Ley. La reincorporación se realizará, una vez apreciada la idoneidad, al Ejército de procedencia y con el mismo tiempo de servicios, empleo y especialidad que se poseían cuando se causó baja, así como a su último destino, en los casos que haya sido solicitado y sea posible en función de las necesidades del servicio.
Es decir, fue necesario una Ley de Tropa y Marinería, para que alguien tomase en consideración a los Militares de Complemento. Siempre con el enorme respeto que me merece la Tropa, no entiendo por más vueltas que le doy, porqué alguién decidió incluir a los Militares de Complemento en esta ley, en una Disposición Final. ¿Se imaginan que esto hubiese pasado con los Oficiales (recuerden que los Militares de Complemento son Oficiales), de las ya antiguas Escala Superior y Escala de Oficiales? ¿Qué habría pasado? Pues ya les digo yo que con los Militares de Complemento no pasó nada.


2.- No les ha ido mejor con la nueva Ley 39/2007, de 19 de noviembre de la Carrera Militar. La Disposición Transitoria Quinta dice:

DISPOSICIÓN TRANSITORIA QUINTA. Régimen de los militares de complemento de la Ley 17/1999, de 18 de mayo.
1. Los que a la entrada en vigor de esta Ley tengan la condición de militar de complemento continuarán rigiéndose por el régimen de compromisos y ascensos establecido en la Ley 17/1999, de 18 de mayo, y en la disposición final primera de la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería, con las modificaciones establecidas en esta disposición que también será de aplicación a quienes encontrándose en periodo de formación accedan a la citada condición.
2. Los que lleven menos de cinco años de servicios podrán optar por cumplir su compromiso y causar baja en las Fuerzas Armadas o renovarlo por uno nuevo hasta completar seis años de servicios, previa declaración de idoneidad, rigiéndose a partir de ese momento por lo establecido en los apartados siguientes.
3. Los que lleven más de cinco años de servicios y los del apartado anterior según los vayan cumpliendo podrán optar por firmar, previa declaración de idoneidad, un compromiso de larga duración hasta los cuarenta y cinco años con el régimen establecido para la tropa y marinería en la Ley 8/2006, de 24 de abril, de Tropa y Marinería y en esta Ley. Los que tengan el empleo de alférez ascenderán a teniente con efectos de la fecha de la firma del compromiso y todos devengarán trienios a partir del inicio del compromiso de larga duración. Los que no firmen ese compromiso causarán baja en las Fuerzas Armadas al finalizar el que tuvieran suscrito.
Los militares de complemento que tengan suscrito un compromiso de larga duración, podrán ingresar en la Real y Militar Orden de San Hermenegildo si cumplen los requisitos de intachable conducta y tiempos de servicios, contabilizados en su forma de vinculación profesional con las Fuerzas Armadas, exigidos a los militares de carrera en las normas reglamentarias correspondientes.
4. Los militares de complemento podrán acceder por promoción interna a la enseñanza militar de formación para la incorporación con el empleo de teniente a las diversas escalas de oficiales, según los criterios establecidos en el artículo 66 de la Ley 17/1999, de 18 de mayo, adaptados reglamentariamente a la estructura de cuerpos y escalas y a la enseñanza de formación reguladas en esta Ley.
A los militares de complemento que posean las titulaciones exigidas para el ingreso en los centros docentes militares de formación para el acceso a las escalas de oficiales de los cuerpos comunes de la Defensa o de los cuerpos de ingenieros de los Ejércitos, se les reservarán plazas específicas en las provisiones anuales.
5. Cumplido el compromiso de larga duración se pasará a reservista de especial disponibilidad en las condiciones establecidas en la Ley de Tropa y Marinería, percibiendo una asignación por disponibilidad de 1,9 veces la correspondiente a los militares de tropa y marinería y quedando incluidos en el artículo 122.3 de esta Ley. En su caso, se tendrá derecho a percibir la prima por servicios prestados en los casos y con la cuantía que se determine reglamentariamente.
El militar de complemento con un compromiso de larga duración, que con 45 años de edad no haya cumplido los 18 de servicios y tenga posibilidad de alcanzarlos antes de cumplir los 50 años de edad podrá ampliar su compromiso hasta que adquiera el tiempo de servicios mencionado.
También podrán prorrogar su compromiso hasta los 50 años los militares de complemento que, a la entrada en vigor de la presente Ley, tengan cumplidos 42 años.
6. Los militares de complemento que causen baja en las Fuerzas Armadas y no pasen a reservista de especial disponibilidad, podrán acceder a reservista voluntario con arreglo a lo establecido en el artículo 130 para los militares profesionales.
7. Los militares de complemento que tengan suscrito un compromiso de larga duración, podrán acceder a la condición de permanente en las plazas que se determinen en las provisiones anuales a partir del año 2009, conservando el empleo que tuvieran. Para participar en los correspondientes procesos de selección se requerirá tener cumplidos diez años de servicio como militar de complemento y las demás condiciones que se determinen reglamentariamente. Los que accedan a esa relación de servicios de carácter permanente adquirirán la condición de militar de carrera.
Se podrán alcanzar los empleos de capitán y comandante a los que se ascenderá por los sistemas de antigüedad y elección respectivamente.
Les serán de aplicación las situaciones administrativas reguladas para los militares de carrera y, en consecuencia, pasarán a reserva en condiciones análogas a las establecidas para los componentes de las escalas a extinguir de oficiales a las que se hace referencia en la disposición transitoria anterior.
8. El Ministro de Defensa, teniendo en cuenta lo previsto en esta disposición, determinará las plantillas por empleos de los militares de complemento adscritos a los diversos cuerpos y escalas, diferenciando las de militares de carrera.
9. Los reservistas de especial disponibilidad, tanto los procedentes de militar de complemento como de tropa y marinería, mantendrán, si lo solicitan, una especial relación con las Fuerzas Armadas, mediante su adscripción a la unidad militar que elijan, previa conformidad del Mando o Jefatura de Personal del Ejército correspondiente. Podrán asistir a actos y ceremonias militares en los que dicha unidad participe, usar el uniforme en actos militares y sociales solemnes y disponer de la correspondiente tarjeta de identificación. Se les facilitará el acceso a información sobre prestaciones a las que tienen derecho y otros asuntos que puedan ser de su interés.

Para resumir, un batiburrillo en la que los Oficiales de Complemento quedan bajo la tutela de dos leyes distintas (cuando, milagros del papel, la Ley 17/99, quedó derogada en casi todos sus artículos, incluídos el 120 y el 121, como señala la Disposición Derogatoria Única de la ley 39/2007):

- Por un lado régimen de ascensos a través de la la Ley 17/99 para aquellos militares que no sean permanentes:
Artículo 120. Evaluaciones y ascenso al empleo de Teniente.
El ascenso de los militares de complemento al empleo de Teniente será concedido por el Jefe del Estado Mayor del Ejército correspondiente y se producirá por el sistema de antigüedad regulado en el apartado 2 del artículo 110 y en aplicación del apartado 4 del artículo 118, ambos de esta Ley, siendo preceptivo el cumplimiento de los siguientes requisitos:

Existencia de vacante en el empleo de Teniente en las plantillas para militares de complemento vigentes en cada Cuerpo o Escala al que estén adscritos.

Tener cumplidos los tiempos de servicios, de función y, en su caso, de mando en el empleo de Alférez que se determinen reglamentariamente.

Haber sido evaluado y declarado apto para el ascenso por antigüedad de la forma regulada en el artículo 115 de esta Ley.

Que hayan ascendido los Alféreces de la misma antigüedad del Cuerpo o Escala al que estén adscritos.

Si en las evaluaciones se producen dos declaraciones de no aptitud para el ascenso, el interesado no volverá a ser evaluado y permanecerá en el empleo de Alférez hasta la finalización o resolución de su compromiso, sin que pueda firmar uno nuevo.
Artículo 121. Evaluaciones y ascenso al empleo de Capitán.
El ascenso de los Tenientes militares de complemento al empleo de Capitán será concedido por el Ministerio de Defensa y se producirá por el sistema de elección regulado en el apartado 4 del artículo 110 y en aplicación del apartado 2 del artículo 118, ambos de esta Ley, siendo preceptivo el cumplimiento de los siguientes requisitos:

Existencia de vacante en el empleo de Capitán en las plantillas para militares de complemento vigentes en cada Cuerpo o Escala al que estén adscritos.

Tener cumplidos los tiempos de servicios, de función y, en su caso, de mando en el empleo de Teniente que se determinen reglamentariamente.

Haber sido evaluado para el ascenso por elección de la forma regulada para Tenientes Coroneles de las Escalas de Oficiales y Suboficiales Mayores en el artículo 114 de esta Ley.

- Por otro lado, ascenso por antigüedad, una vez alcanzada la permanencia, con el requisito previo de haber estado 10 años como Oficial de Complemento:

7. Los militares de complemento que tengan suscrito un compromiso de larga duración, podrán acceder a la condición de permanente en las plazas que se determinen en las provisiones anuales a partir del año 2009, conservando el empleo que tuvieran. Para participar en los correspondientes procesos de selección se requerirá tener cumplidos diez años de servicio como militar de complemento y las demás condiciones que se determinen reglamentariamente. Los que accedan a esa relación de servicios de carácter permanente adquirirán la condición de militar de carrera.
Se podrán alcanzar los empleos de capitán y comandante a los que se ascenderá por los sistemas de antigüedad y elección respectivamente.
Les serán de aplicación las situaciones administrativas reguladas para los militares de carrera y, en consecuencia, pasarán a reserva en condiciones análogas a las establecidas para los componentes de las escalas a extinguir de oficiales a las que se hace referencia en la disposición transitoria anterior.
Resulta pues, que los Oficiales de Complemento deben de ser de los pocos colectivos, si existen otros, sometidos al "Imperio de las Leyes" (dos en este caso).

Para rematar la faena en las provisiones para la permanencia en 2009, sólo habilitaron 29 plazas para las FAS, incluidos los Cuerpos Comunes, sobre el colectivo total de Militares de Complemento (en el ET, 9).

Los ascensos a capitán, en el Ejercito de Tierra, se han limitado a 7

Por último, comentar que aspectos como el cambio de cuerpo tampoco se respeta. En la citada Disposición Transitoria Quinta, el punto 4, párrafo 2º dice que "A los militares de Complemento que posean las titulaciones exigidas para el ingreso en los centros docentes militares de formación para el acceso a las escalas de oficiales de los cuerpos comunes de la Defensa o de los cuerpos de ingenieros de los Ejércitos, se les reservarán plazas específicas en las provisiones anuales". Llevamos casi dos años de desarrollo de la Ley y de esto, nada de nada.

Está claro que la Ley para los Oficiales de Complemento se está aplicando en mínimos. Se les ha negado la integración, se les limita la promoción interna, los ascensos, la permanencia, no se les facilita el cambio de cuerpo. Cualquier persona ajena a las Fuerzas Armadas tiene dificultad en entender la política de recursos humanos que se hace con este colectivo, gente en su mayoría tan bien preparada como otros oficiales y que cumplen su trabajo como uno más dentro de las unidades. Sin embargo, su condición administrativa les sigue marcando como Oficiales de segunda.

Muchas gracias por su atención

Enviado por : VIRIATO

 
 

Boletin

ULTIMO BOLETIN ENVIADO

Banner

COLABORA CON NOSOTROS, con tu ayuda podemos mantener esta web