Los miembros de las Fuerzas Armadas recibirán a fin de noviembre la nómina correspondiente al salario del mes de noviembre, en la que a la gran mayoría de ellos se les incluye una novedad: un “pago único incentivo”.

En la nómina aparece un nuevo concepto, “pago único incentivo”, que asciende a 660, si bien se había apuntado en las últimas horas que en algunos empleos podría oscilar entre los 600 y los 640.

El Ministerio de Defensa aplica a este “pago único incentivo”, que es excepcional aunque se pagó otro de 110 euros en septiembre, la retención del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Por ello, este plus de 660 euros queda reducido. Por ejemplo, en una nómina de un militar de Tropa al que se le aplica (por sus circunstancias concretas como contribuyente) una retención del 16,14%, se le retienen 106,52 euros y el total líquido a percibir por el “pago único incentivo” queda en 553,48 euros.

La subida del sueldo conlleva un aumento del porcentaje a retener, en algunos casos notablemente, al subir de tramo.




Además, el salario de este mes de noviembre de los militares también se ve engordado por unos “atrasos”, que resultan de aplicar un aumento no exactamente del 1,5%, sino alrededor del 1,44%, 1,45%, 1,47%… a los conceptos que forman el salario: sueldo base, Complemento de Empleo, Componente General del Complemento Específico, Componente Singular del Complemento Específico, pero no al Complemento de Dedicación Especial.

Esos “atrasos” suman, en algunas nóminas, más de 400 euros.







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies