Se podrán escoger los mejores 25 años de cotización para tapar lagunas

Esta vez ya podría ser la definitiva. La Comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo encara esta semana lo que podría ser la recta final para cerrar un pacto de recomendaciones para la próxima reforma del sistema de pensiones.

La última vez que esta comisión cerró un acuerdo fue en 2010, hace ya diez años, pese a que sus recomendaciones deberían revisarse cada cinco años. Tras aquel consenso llegaron dos reformas de pensiones que, a diferencia de las anteriores inspiradas por las recomendaciones de este Pacto, no contaron con el consenso parlamentario. Así, la reforma socialista de 2011 –que retrasó la edad legal de jubilación a los 67 años a partir de 2027 y endureció el acceso a la pensión– no contó con los votos favorables del PP en el Parlamento, mientras que la reforma popular de 2013 –que creó los factores de sostenibilidad y de revalorización– tampoco contaron con el apoyo del PSOE en el Congreso.

Diferentes fuentes de la Comisión barajan en declaraciones a Europa Press la posibilidad de llegar a un acuerdo esta misma semana, a falta del examen en la propia Comisión y en el Pleno de la Cámara. Sin embargo, también exponen sus cautelas ante los flecos que faltan por cerrar en contributividad, suficiencia o de igualdad, entre otros.

En materia de carrera de cotización, los grupos comparten la posibilidad de elegir los mejores años, para tapar posibles lagunas. Aunque podrían no recomendar ampliar los 25 años que se tendrán en cuenta para calcular la pensión a partir de 2022. Aunque piden estudiar los efectos de una nueva ampliación de este período de cálculo.




No obstante, la urgencia es tal que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá ya ha adelantado que su equipo está trabajando sobre la traslación a medidas legales de estas recomendaciones, tomando como base las acordadas en la legislatura anterior.

En este sentido, Escrivá ya ha apuntado un saneamiento de las cuentas, traspasando 23.000 millones de gastos impropios de la Seguridad Social al Estado a lo largo de los años que restan de legislatura. Aunque ha llegado a decir que la parte que se traspasará ya en 2021 será «importante» y mayor a la prevista inicialmente. En la anterior negociación del Pacto de Toledo se llegó al acuerdo de eliminar el déficit del sistema de manera progresiva, mediante esta misma separación de fuentes de gastos impropios, hasta el año 2025.

También ha anunciado su intención de llevar a cabo un endurecimiento de las jubilaciones anticipadas y una mejora de los incentivos a prolongar la vida laboral más allá de la edad legal de retiro. Con ello pretende acercar la edad efectiva de jubilación a la legal.

Para acelerar estos trabajos, el titular de Seguridad Social se reunirá también esta semana con las patronales y los sindicatos para abordar la futura reforma de pensiones en el ámbito del diálogo social, donde también deben discutirse los próximos cambios del sistema. La intención del Gobierno es incluir ya en los presupuestos, como mínimo, el cambio legal que permita un indicador de revalorización que no cambie cada año.

Fuente: elpais.com







Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies